“Las hermandades deben ser escuelas de fé´´

El pasado martes 5 de abril, un equipo de LuzdePasión se desplazó hasta el barrio de San Vicente para entrevistar a una de las personas más relevantes de la ciudad en lo que compete a todo lo relacionado con el mundo de las Cofradías. Hablamos de D. Marcelino Manzano Vilches, párroco de San Vicente, y que actualmente ocupa el cargo de Delegado Diocesano de las Hermandades y Cofradías, donde nos recibe muy amablemente en el despacho parroquial.

FlIF2iB2 marcelino manzano

Buenas tardes, en primer lugar, agradecerle el habernos hecho un hueco en su ocupada agenda a LuzdePasión para la realización de esta entrevista.

  1. ¿Cómo compagina su labor al frente de la delegación diocesana de Hermandades y Cofradías con la tarea de ser párroco de San Vicente Mártir?

 

Pues no es fácil pues ésta es una Parroquia, que siendo de centro parece que tiene poco movimiento, pero no es así. Es una Parroquia que tiene vida con una cáritas parroquial importante con dos proyectos de envergadura, atiende también pastoralmente a la sección de primaria del Colegio de las Esclavas y la vida parroquial que tiene muchísimas facetas. Compaginar esto con una Archidiócesis que tiene casi 600 Hermandades y Cofradías pues no es fácil, pues como he dicho son 600 Hermandades, todas con mucha vida, que puede generar algunos problemas, pero sobretodo mucha vida pastoral y, compaginarlo, (RISAS) como se puede, pero con ayuda del Señor todo es posible.

 

  1. ¿Cómo califica la labor que realizan las Hermandades y Cofradías de la archidiócesis de Sevilla en materia de caridad?

 

Extraordinaria. Una labor asombrosa y que da testimonio de la fe de las Cofradías hacia su devoción. Es, digamos, esa faceta más evangélica que traduce en obras el amor del Señor que nosotros experimentamos. Siempre digo una cosa, el día que se escriba la historia de esta tremenda crisis económica que estamos padeciendo, si se escribe con justicia y con objetividad, habrá que hablar de la labor de las cáritas parroquiales y de las Hermandades frenando lo que podía haber sido un estallido social, están quitando muchísima hambre, mucha. Lo bueno es que las Hermandades se están volcando, compaginándolo con la conservación de su patrimonio, que también es necesario para dar gloria a Dios, que es otro de nuestros fines primordiales, y con ello se da trabajo a los artesanos.

Hay Hermandades que destinan prácticamente la mitad de sus ingresos a caridad, es una obra muy grande y admirable. Nosotros, las Hermandades, no queremos que se reconozca esto para vanagloria, pero sí como esperanza cristiana que los cofrades aportamos para ayudar al que lo necesita.

 

  1. ¿Qué opinión tiene sobre el papel de los grupos jóvenes en la vida de las hermandades?

 

(RISAS) Yo he sido joven y de grupo joven entonces mi opinión es muy buena. Es necesario que los jóvenes participen en la vida de Hermandad y que los mayores les transmitan los valores de la Hermandad y de la fe. La transmisión de la fe es esencial para la evangelización, ocurre que en algunas familias esta transmisión de la fe se ha interrumpido, de ahí que haya muchas personas que no tienen acceso a la fe pero sí lo pueden tener a través de la Hermandad y ahí sí se puede producir esa transmisión de la fe entre los mayores y los más jóvenes. Los jóvenes son en la Hermandad, aparte del tópico de que son el futuro, el presente pues viven la Hermandad, tienen, que me gusta decir, derecho a equivocarse pues han de tener arrojo, valentía y un poquito de locura también, porque si no, no avanzan las Hermandades. Yo creo que a los jóvenes hay que darle confianza, pero también los jóvenes deben confiar y dejarse aconsejar por los mayores de la Hermandad. Creo que se ha superado los antiguos antagonismos que había entre mayores y jóvenes, en mis tiempos pues todavía se miraba un poco con sospecha a los jóvenes de haber qué iban a hacer o qué pensaban. No comparto aquello de que en los grupos jóvenes se elijan juntas paralelas, pienso que la junta es la que es, la que eligen los hermanos y los jóvenes desde su forma de ser, su sensibilidad, sus proyectos y sus planteamientos pueden aportar muchísimo a la Hermandad. La verdad que una Hermandad que no tenga jóvenes es una Hermandad que no tiene vida.

 

…¿Influyen las redes sociales en llegar a los jóvenes?

 

Sí creo que hoy en día hay que estar en las redes sociales, ya Benedicto XVI fue pionero en esto y en decir a la Iglesia, a los sacerdotes y a las instituciones de la Iglesia que hay que estar en esos areópagos. Si recordáis, en los Hechos de los Apóstoles, San Pablo va al areópago de Atenas, un lugar donde la gente proclamaba sus opiniones y donde había un intercambio y diálogo. Pues un areópago moderno es internet y es ahí donde tenemos que estar los cristianos, hay que estar donde hay personas y se necesita a Cristo, por lo que las Hermandades deben estar presentes en las redes sociales. Muchas veces los jóvenes son los que llevan las redes sociales, pienso que debe ser tarea de la Hermandad, pues alguien que lleva un perfil oficial de una Hermandad tiene una responsabilidad grande y ha de ser manejado por la Junta de Gobierno, a través de Secretaría o del propio Hermano Mayor u otro oficial de Junta, pero bueno que los jóvenes también pueden dedicarse a difundir la actividad de la Hermandad mediante el perfil oficial que se tenga anunciando todo lo que se haga.

 

 

 

 

  1. ¿Qué frutos se esperan conseguir con la presencia del Señor del Gran Poder en el jubileo que pondrá colofón a este Año de la Misericordia?

 

Primero y, al igual que el objetivo de todo el año Jubilar, es que ese día que estamos convocados todos los cristianos de la Archidiócesis, Sevilla capital y provincia, es el tener una conversión personal hacia el Señor, crecer en misericordia, reflexionar sobre nuestras actitudes personales, eso es lo importante. Para ello hemos pensado que las imágenes son el vehículo para llegar a Dios y para contemplar su misericordia, la imagen ideal para ello era aquella que para el mundo entero es el rostro de Cristo misericordioso, que es el Gran Poder. Nosotros no esperamos hacer un acto multitudinario, que lo será, si no que la gente se acerque más a Cristo y acercándose más a Jesucristo den gracias por la misericordia que nos tiene salvándonos con su cruz y que eso a su vez redunde en ser más misericordioso con los demás. Ese es el objetivo del Año de la Misericordia y no otro.

 

  1. ¿Cómo han acogido las hermandades y cofradías el decreto que regulas las salidas extraordinarias?

 

En general muy bien. Primero porque las Hermandades siempre están dispuestas a acatar y acoger con cariño lo que el Pastor de la Archidiócesis diga. Segundo porque era un clamor entre los cofrades, por lo menos entre los que yo hablaba, pues había un exceso de procesiones, lo sigue habiendo, pero por lo menos nosotros vamos a poner las cosas más en orden. Era un clamor puesto que se estaba desdibujando lo que es en sí la procesión, convertir lo extraordinario en ordinario, cuando usas tanto el recurso de la procesión deja de tener el impacto y sorpresa de una procesión extraordinaria, esto entre otros muchos motivos, no con la intención de eliminarlas si no con ajustarlas a unas motivaciones que sean verdaderamente eclesiales y extraordinarias.

 

Ha habido algunos disgustillos, no puede negarse, pero sí es verdad que se ha acogido muy bien, la gente lo ha comprendido. Aun así digo que aquí en Sevilla capital en 2015, por ejemplo, hubo 722 actos de culto externo, incluimos aquí las asociaciones civiles que no son Hermandades, hablamos de casi dos procesiones diarias, creo que de procesiones vamos bien servidos (RISAS), lo cual no quita que cuando haya que hacerla, hay que hacerla, por ejemplo la del Gran Poder o la de la Coronación de la Paz, son motivos extraordinarios. Ha venido bien el saber cuáles son los criterios y esos van a ser de ahora en adelante.

 

  1. ¿Qué opinión tiene sobre las salidas procesionales que realizan las agrupaciones culturales cofrades, conocidas popularmente como “piratas´´?

 

No me gusta que se las llamen piratas ni ilegales porque son personas muchas de ellas jóvenes cristianos que forman Iglesia, van a misa y están en una Hermandad también e intentan vivir su fe. Me merecen respeto y reconocimiento, ahora bien, no están haciendo el camino correctamente. Lo correcto para que un grupo de fieles procesione, al menos según la tradición hispalense, es crecer en el entorno de una comunidad de fe, sea una Parroquia o una orden religiosa, y, a partir de ahí, de una vivencia de la fe y caridad pues a lo mejor es conveniente hacer también una procesión. Hay asociaciones que están haciendo la casa por el tejado, por así decirlo. Nosotros les abrimos las puertas para que se incorporen a las Parroquias, cosa que después no es posible, porque ellas ya tienen un desarrollo que es difícil encajarlo en una Parroquia, aun así hay algunas que ya se están incorporando y muy bien a la vida parroquial, incluso renunciando a la procesión y, en un principio, a sus imágenes de forma provisional y luego si se ve que van creciendo y hay un cimiento de posibilidad de Hermandad pues se erigirá. En otros casos quizá esto no sea posible, creo que ellas contribuyen al exceso de procesiones y en una parte responsables de que se haya tenido que hacer un decreto regulador, porque hay pasos todos los días (RISAS).

 

Luego éstas procesiones inducen a confusión, las hemos visto en cuaresma por el centro y por los barrios, pero cada cosa tiene su momento o cuando salen en otro día del año, por ejemplo, en Pascua o un Nazareno en septiembre. Hay cosas que tienen su momento, aun así, estoy en contacto con algunas que me han visitado y que hacen una labor muy buena y viendo si se pueden incorporar a las Parroquias, que no es fácil. Desde aquí pido, en la medida de lo posible, a las personas que estén pensando en hacer una asociación pues que se lo piensen un poco, porque quizás la mentalidad que quieren aportar, no la están aportando.

 

  1. El pasado domingo tuvo lugar la procesión de impedidos de la Sacramental del Sagrario, lamentablemente rota por la lluvia, en la que quienes la veían eran pocos quienes se arrodillaban al paso del Santísimo, ¿cree Ud. que todas las hermandades y, más aún las de carácter sacramental, deberían formar más sobre el sentido de la Sagrada Forma y fomentar más el culto al Santísimo Sacramento?

 

Totalmente. Esto antes se aprendía en las familias, pero como la transmisión de la fe en las familias se ha roto en muchos casos, pues ha de ser la Hermandad la que nos enseñe esos gestos, que no son gestos secundarios, si no adoración al mismo Dios. Muchas personas desconocen estos gestos. Las Hermandades y los sacerdotes tenemos que enseñar a los jóvenes, a los niños y, a veces, a los mayores estos gestos. Me duele cuando se trata con indiferencia al Santísimo Sacramento, hay quienes van a verlo como si fuera un paso más. Sin duda, hay una falta de formación, de catequesis que si no se hace en las familias o si la gente no acude a las Parroquias pues la Hermandad, subsidiariamente, tendrá que hacer su papel en la formación y de ahí que desde la Delegación de Hermandades damos mucha importancia a la formación y que las Hermandades formen a sus hermanos porque eso enriquece y te permite luego disfrutar más de las procesiones puesto que le vemos el contenido que quieren transmitir.

 

  1. Ahora que hemos conocido la grata noticia de que el Carmen de Santa Ana se está reorganizando, ¿Qué pasos se debe seguir en la reorganización de una Hermandad?

 

En primer lugar debe responder a una realidad pastoral y una necesidad evangelizadora, en caso contrario, no tendría sentido. Se reorganiza una Hermandad porque ha languidecido y si ha languidecido puede que sea por dos razones, o por falta de interés de sus miembros o por falta de necesidad de una Hermandad. Entonces primero hay que ver con el párroco correspondiente si existe una necesidad que requiera la reorganización de la Hermandad y, segundo, pues que haya un número suficiente de fieles de tal forma que haya una realidad pastoral. A partir de ahí, lo que tienen que hacer los fieles, junto con el párroco, es retomar la actividad, primeramente sacramental, que la gente participe en la Parroquia, puesto que sino no tendría sentido, y luego pues tener un número suficiente de personas. Básicamente consiste en hacer unas nuevas reglas o actualizar las reglas, intentar ver cuáles son las últimas de las que se tiene constancia. Nosotros les pedimos un dossier con las reglas, lo que se ha hecho, la historia de la Hermandad, en qué momento dejó de funcionar…

 

  1. ¿Cuál ha sido su momento de la Semana Santa 2016?

 

Uff. Yo casi toda la Semana Santa la paso de dos formas o participando en las Cofradías o en la Campana, porque ya no tengo tiempo de ver Cofradías, desgraciadamente, y de buscar rincones especiales, muchos de ellos ya quedan en el recuerdo. Mi momento especial, al ser párroco de San Vicente, es cuando pasa el Gran Poder por la puerta de la Parroquia, antes de que amanezca o amaneciendo casi, el Señor se para aquí y lo recibimos las Hermandades que residen en el Templo y es un momento en el que nosotros hacemos una oración y le pedimos por la feligresía. Es un momento muy bonito y especial.

 

Ya otros más personales pues que este año he vuelto a salir con mi Hermandad de San Roque en el cortejo del Señor de las Penas. Ha sido muy emocionante la salida pues un Domingo de Ramos en San Roque es muy emotivo cuando se abren las puertas y sale el Señor de las Penas y suena la música, que este año estrenaba la banda Esencia. Fue muy hermoso. Otro momento también muy bonito cuando he salido en Vera+Cruz, la salida de la Cofradía, el silencio y recogimiento de la calle Jesús de la Vera+Cruz. La vuelta el Lunes Santo la hago con la Hermandad de las Penas y cuyo regreso por Cardenal Cisneros, la oscuridad, el azahar…, será un tópico, pero esa es la Semana Santa y no hay tanta gente como se piensa. También he vivido momentos muy bonitos en la calle Sagasta o por el Salvador, quiero añadir que se acumulan muchas personas delante del paso, cosa que no comparto, pues en algunos momentos puede suponer un peligro para que el paso avance o para los propios acólitos y monaguillos. No es cuestión de poner vallas, si no de concienciarse, entiendo la devoción que les suscita la imagen, pero creo que más que ir delante, se debería caminar detrás, andar con ella, como se ve con el Cautivo de Santa Genoveva. Y luego el Martes Santo que salgo con mi Hermandad de San Benito, aunque nos mojamos, pero me quedo con la vuelta tan ordenada de los nazarenos y la entrada del Señor de la Presentación que fue muy emocionante. Y el Miércoles Santo con las Siete Palabras me quedo con este recorrido precioso que hacemos por las calles del barrio antes de ir a Carrera Oficial, que estaba este año lleno de personas, muchas de ellas antiguos vecinos que vienen a ver su Hermandad de las Siete Palabras, porque es la Hermandad del barrio de San Vicente. ¿Te digo más momentos o son estos muy largos? (RISAS).

 

  1. ¿Cuáles son las devociones de Marcelino Manzano?

 

Mi principal devoción es el Santísimo Sacramento a quien le debo todo lo que soy, es la presencia viva del Señor. Soy hermano desde chico de San Roque, San Benito, ambas sacramentales, y de los Servitas. De mis Hermandades soy más del Señor de las Penas de San Roque, del Señor de la Presentación al Pueblo, donde aquí en el despacho veis que lo tengo por partida doble, también de la Virgen de los Dolores de los Servitas, que tengo aquí un grabado que me dieron. También soy del Cristo de la Sangre de San Benito y de la Virgen de la Encarnación. Fuera de mis Hermandades, le tengo mucha devoción al Señor del Gran Poder, a Pasión y las de aquí de mi Parroquia, que se les coge mucha devoción y cariño, el Crucificado de Vera+Cruz o el de las Siete Palabras porque celebras con ellos las misas y los actos, imágenes que te llegan al corazón y también mucho de la Virgen de los Dolores de las Penas a quien acompaño los Lunes Santo. Como veis tengo todo el despacho lleno de cuadros de Cristos (RISAS) y en el de Palacio aún más (RISAS).

 

Tras la entrevista, le realizamos a D. Marcelino Manzano, un pequeño cuestionario cofrade:

 

  1. ¿Un día de la Semana Santa?

 

El Domingo de Ramos.

 

  1. ¿Un lugar para ver cofradías?

 

La Alfalfa y su sector.

 

  1. ¿Incienso o azahar?

 

Complicado. Tengo que ser de ambos, porque verás te explico, el incienso y el azahar son aromas de la Semana Santa. He vivido unos años en Lora del Río, donde fui párroco, y allí está todo rodeado de azahar, porque hay tantos naranjos que en esta época vives en mares de azahar, de hecho, el azahar de los pasos viene de Lora, y por aquí por el barrio sigue oliendo a azahar. Es el aroma de Sevilla. Pero el incienso, además de aroma es ofrenda a Dios, un regalo, oración al Señor. Así que me quedo con los dos (RISAS).

 

  1. ¿Torrija o pestiño?

 

Yo soy más de montaditos, de cosas saladas (RISAS), pero entre torrija y pestiño, me quedo con la torrija (RISAS).

 

  1. ¿Semana Santa de día o de noche?

 

Depende de la edad (RISAS) y depende de la Cofradía. Las dos Semana Santas son hermosas, me quedo con las dos, no puedo elegir. Hay Hermandades que son para verlas de día y Hermandades para verlas de noche o incluso hay Hermandades que tienen su momento de día y su momento por la noche, no te sé distinguir entre las dos. Pero sí es verdad que con la edad te vas haciendo más diurno, de joven yo era de los que me volvía a las 4 de la mañana a mi casa, veía entrar a San Gonzalo, al Cachorro, el Museo… ahora no se me ocurre. Pero como dije, las dos Semana Santas son bonitas.

 

  1. ¿Una marcha de Cristo?

 

Cristo del Amor.

 

  1. ¿Una marcha de palio?

 

La Estrella Sublime.

 

  1. ¿Cofradía de corte serio o alegre?

 

Son dos formas de alabar a Dios y yo soy hermano de Hermandades serias y alegres. De todas formas soy más de barrio (RISAS), San Roque y San Benito son Hermandades de barrio pero con mucha elegancia y categoría, creo que el concepto de elegancia y categoría vale tanto para Hermandades serias y alegres.

 

  1. ¿Un paso de Cristo?

 

El misterio de la Presentación al Pueblo de San Benito, como paso de Cristo lo tiene todo.

 

  1. ¿Un paso de palio?

 

La Virgen de los Dolores de las Penas, auténtica catedral desconocida. Sus detalles, los borlones que tiene arriba en la crestería tiene unos relieves, que de lejos no se ven, con escenas bíblicas hechas con un detalle tremendo, los respiraderos son una maravilla. Es un paso que cada año cambia, mucha gente no lo sabe, pues la candeleria cada año toma una forma distinta pues la Hermandad cuenta con unos priostes con mucha sabiduría. En general, una conjunción maravillosa la de este palio.

 

Pues ya sólo nos queda agradecerle de nuevo el tiempo prestado y el rato agradable que hemos pasado entrevistándole.

 

Entrevistadores: Pedro Morón (@pedromoron95), Luis Fernando Morales Reina (@LuisinhoSe)

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s