El origen de la Virgen de los Reyes, patrona de la Archidiócesis de Sevilla

Hoy, recién acabado el besamanos a la Virgen de los Reyes y con la octava aún realizándose queríamos traer la historia de la Patrona de la Archidiócesis de Sevilla, la cual muchos conoceréis y otros no.

CSC_0409
Fotografía: Antonio Membrillo

La Virgen de los Reyes es una imagen de las conocidas como virgenes fernardinas, que son las que el Rey Fernando III, traía consigo o mandaba a hacer en tiempos de la Reconquista, en pleno siglo XIII. Podemos nombrar algunas virgenes fernandinas, como la Virgen de Valme del pueblo de Dos Hermanas, la Virgen de las Aguas del Salvador o la Virgen de los Reyes de la Parroquia de San Ildefonso. Todas ellas tienen una historia particular la cual iremos contando en artículos venideros. La Virgen de los Reyes es una imagen de estilo gótico, la cual fue coronada en el año 1904 y es la primera Virgen coronada de Andalucía. Ostenta títulos como alcaldesa perpetua de la ciudad, por ello posee las llaves y el bastón de mando de Sevilla, tiene los honores de Capitán General desde 1939, es patrona del Consejo de Hermandades de Sevilla y es la primera imagen a la que se le entregó la medalla de oro de la ciudad, siendo en 1958. Desde 1946 es la patrona de Sevilla y su Archidiócesis, concedido el titulo por el arzobispo de la ciudad Pedro Segura y Saenz.

Según cuenta la leyenda, el Rey Fernando III en un sueño vio a una hermosa Virgen, la cual mando a hacer cuando despertó, llamó a los mejores imagineros y escultores de la corte, a los cuales les iba explicando como era la virgen de sus sueños, sin éxito alguno, ninguna se parecía a la Virgen que el rey vio en el sueño, hasta que llegaron dos escultores, desde otras tierras, que no eran conocidos por el rey, a los que el rey les explicó como era la Virgen que vio en sus sueños, y estos se pusieron a hacerla teniéndola terminada al poco tiempo. Se la presentaron al Rey y este quedó muy sorprendido con la imagen, siendo idéntica a la de sus sueños. Le dio la enhorabuena a los imagineros, que según se cuenta, eran dos hombres muy bellos, con un aspecto angelical, los cuales desaparecieron al poco tiempo de hacer la Virgen y presentársela al Rey, por eso tanto el rey como su ejercito y su corte, creyeron que la Virgen había sido realizada por dos ángeles.

La Virgen acompañó al rey Fernando III y a su ejercito en la Reconquista de Al-Ándalus, a la cual se encomendaban para ganar las batallas.
El bando cristiano salió victorioso y por mediación de Alfonso X la Virgen bella que su padre soñó, se quedó en una capilla del templo mayor de la ciudad de Sevilla.

Otra leyenda sobre la Virgen de los Reyes cuenta que durante la Guerra Civil una persona vio a la Virgen de los Reyes caminando por las naves de la Catedral de Sevilla, también sus vestidores han afirmado que algunas veces se han encontrado con los bajos de las ropas interiores de la Virgen y la suela de los zapatos sucios, al igual que los del niño.