¿Cuál es la prioridad?

¿Cuál es la prioridad?

Seguir leyendo “¿Cuál es la prioridad?”

Anuncios

Opinión// LUCHANDO CONTRA UN FANTASMA.

Dicen muchos que estamos en guerra, solo que no nos damos cuenta. No nos damos cuenta porque, por lo que cuentan, luchamos contra un enemigo invisible. Un enemigo que corre y que grita, que aplasta y que asusta, que atemoriza y que rompe ilusiones. Niñatos, grupos organizados, los de Podemos, la Policía Local, los de los taxis… Muchos intentan ponerle cara, encontrarle explicación, crear al enemigo que nos haga sacar la espada. Pero nadie lo consigue, todavía nadie lo ha logrado… Me temo que luchamos contra un fantasma, un peligroso fantasma.

Seguir leyendo “Opinión// LUCHANDO CONTRA UN FANTASMA.”

“ El barrio y el Cristo´´

Mirar a los ojos del barrio es mirar a los ojos del Cautivo. Ninguno de los dos lo tuvo fácil, ambos tuvieron que caminar muy lejos para llegar a ser lo que hoy son. Caminaron tanto que a ambos les nació el gusanillo de conocerse. Les nació la necesidad de reír juntos, de llorar juntos, de luchar juntos, de lamentarse juntos. Y de tanta necesidad que les nació, un día les dio por darse la mano. Y caminaron, caminaron juntos. El Cristo y el barrio, el barrio y el Cristo.

 

El barrio vivía cautivo en el tiempo, preso de cientos de males que le lastraban, esclavo de las injusticias de la vida. Camino sin camino era el que recorrían sus calles, sus gentes, sus sentimientos. Ahí estaba el progreso de la ciudad, amarrado de pies y manos como el Cristo de los ojos verdes, maniatado por la muerte de la libertad. Pero era tan grande ese progreso, tenía tanta vida dentro… El tiempo sin compasión mataba su historia. Hasta que un día, sin el barrio esperarlo, un obús le explotó. Y todo cambió, para bien todo cambió.

 

Fue un estruendo que revolcó la Soleá, que pintó los nombres de las plazas con pintura de Velázquez, que engrandeció el flamenco que guarda la pureza de sus calles. Vino un hombre de madera que quiso hacerse preso por todos los vecinos de su barrio. Contaban que era un hombre cuyo  afán era dar la vida por los demás, que le gustaba predicar con la bondad, que tenía unos ojos verdes que guardaban dentro el tesoro que un día había dejado por allí la Macarena. Era ese verde Esperanza (en Sevilla siempre con mayúscula) el mayor tesoro que abrazaría el barrio.

 

Esperanza de los que tanto perdieron, de los que tanto lucharon, de todos los que murieron. Esperanza de los temían el agua, de los ahogados en la droga, de los que hacían milagros por llevarse algo de comida a la boca. Toda esa Esperanza la tiene concentrada el Cautivo en los ojos, toda esa Esperanza le ató las manos un día para desatárselas al barrio. Y el barrio lo tomó como suyo, construyó sobre su estampa el monumento más preciado y más hermoso que pudieran haber soñado sus almas. El Cristo se hizo del barrio, el barrio se hizo del Cristo.

 

Mucho ha pasado ya de eso. El barrio le dio la mano al Cristo y el Cristo nunca la soltó, cumplió su promesa y lo protegió de todo cuanto el barrio tuvo que padecer. Nada es parecido desde entonces a ese pasado en esas calles que hoy celebran sus cincuenta años. Bodas de oro para un barrio que floreció de sus propias cenizas, un barrio cuyo fertilizante más potente fueron los ojos verdes de un Cristo Cautivo que hoy festeja sus bodas de plata.

 

Oro y plata dándose la mano junto a más de 20.000 vecinos, junto a más de 20.000 sonrisas, junto a más de 20.000 lágrimas. Y entre esas más de 20.000 razones para sentir está la mía. Vivirá eterna entre las calles que recorrieron la pureza de la infancia, la idealidad de los recuerdos, la verdad de mi presente y la esperanza del futuro. Que si es orgullo para mis labios susurrar que soy de Sevilla, más orgullo es gritar que soy hijo de sus calles.

 

La historia termina igual que comienza, con la verdad que encierran las calles del Polígono de San Pablo, con la verdad que encierra la mirada de un Cristo. Créeme, Sevilla, si te digo que mirar a los ojos del barrio es mirar a los ojos del Cautivo. Ninguno de los dos lo tuvo fácil, ambos tuvieron que caminar muy lejos para llegar a ser lo que hoy son. Caminaron tanto que a ambos les nació el gusanillo de conocerse. Les nació la necesidad de reír juntos, de llorar juntos, de luchar juntos, de lamentarse juntos. Y de tanta necesidad que les nació, un día les dio por darse la mano. Y caminaron, caminaron juntos. El Cristo y el barrio, el barrio y el Cristo.

 

 

José Antonio Montero Fernández.

 

Al barrio de mi Cristo.

Al Cristo de mi barrio.

bccdbb06-67dd-44f2-8c88-5f6ca99a0fa1

“Contraste de las emociones”

“Contraste de las emociones´´

Algunas personas dicen con rotundidad que la Semana Santa siempre es igual todos los años y se equivocan con dicha afirmación diciendo tal sentencia, por ello les invito a usted querido amigo en el entrañable mundo de los sentimientos que recorre Sevilla de norte a sur y de este al oeste de la ciudad que añora con melancolía, una semana de 10 días que nace en los barrios de Sevilla. 

la ciudad donde habita la esperanza por excelencia tiene la dualidad sentimental, porque el sevillano sabe templar y controlar las emociones que son las manecillas que marca el reloj de la primavera en Sevilla, a través del cual nos permite mirar atrás para acordarnos de la eterna infancia que nos retrae la rampla del Salvador en donde corríamos ante la atenta mirada de quienes tienen un balcón privilegiado en el cielo de Sevilla.

El sorprendente milagro de la Divina Pastora

Corría el pasado mes de septiembre de 2015, mes en el que en Sevilla en la primitiva hermandad de la Divina Pastora se celebran los cultos principales a su titular.

Era la semana de la procesión, en mi casa como en muchas otras mi madre como ya es tradición preparaba su cadena de oro de María Auxiliadora Coronada que todos los años le da a la Virgen para que la lleve colgada de su brazo en su procesión.

Aquella noche mientras volvíamos a casa mi padre en el coche me hizo una petición un tanto especial, me pidió que la Virgen llevara una medalla para que una vez finalizara la procesión está él se la llevara a su compañero de trabajo Andrés.

Al parecer hacia un tiempo que le habían encontrado un tumor y probablemente debería someterse a una operación, no le habían asegurado el que esto fuera un cáncer pero en casa de Andrés había malos presagios, Andrés es hermano de la Divina Pastora de Cantillana, es más gracias a él fue la primera vez que yo con diez años acudí un 8 de septiembre a ver la procesión de la Divina Pastora de la villa, de ahí el que mi padre me hubiera pedido que la Divina Pastora llevase una medalla para que luego esta fuese para él.

Lógicamente yo le dije que no se preocupara, pero no comprara ninguna medalla, pues en nuestra hermandad repartimos los lazos que porta nuestro simpecado de gala para los enfermos pues desde antiguo sabemos que estos sanan a quienes los tienen, aun así, yo me había comprometido con mi padre a que la Virgen portara una medalla suya por dentro de su manto y que una vez finalizara la procesión esta seria de la propiedad de Andrés.

Pero cuando quise colocar dentro del manto de la Divina Pastora la medalla ya estaba todo listo para la procesión y era imposible (por el tema de las flores del paso y demás) acceder a la Virgen.

Pero yo quería cumplir mi palabra, pues no era una tontería el ruego que mi padre me había hecho y yo tenía además la certeza de que la Divina Pastora quería interceder por Andrés.

De tal modo el lunes después de la procesión pedí una medalla de las que allí vendemos y rezando la salve que Fray Isidoro hiciera para la Divina Pastora pase la medalla por las manos de la Virgen y por su manto, no quedaban lazos del simpecado por lo que cogí un par de rosas del paso y esa misma noche se las di a mi padre para que se las diera a Andrés.

Pasaron los días y entre el desmontaje y el ponerlo todo en orden para la vuelta a la normalidad se me fue el santo al cielo y se me olvido lo de Andrés, pero una tarde vi un cartel de la romería que anualmente se le hace a la Divina Pastora de Cantilla y automáticamente me acorde de él, llame por teléfono a mi padre y le pregunte que si había habido alguna novedad.

Mi padre muy contento me dijo que al parecer los médicos habían dicho que finalmente no debería someterse a la operación y que lo que tenía había perdido gravedad por lo que con algunas revisiones estaría todo solucionado, mi padre me dijo que Andrés solo sabía decirle que me diera las gracias a mi a lo que el contesto que entre pastoreños nos entendíamos.

Muchos tras escuchar este relato pueden pensar que se trata de casualidad, yo no puedo creerlo así pues esto que os cuento es quizás uno de los milagros más sorprendentes que en los últimos días han salido de manos de la Divina Pastora (Sobre todo por su magnitud), pero no el único que ha logrado su intercesión, se podrían contar algún que otro caso más prueba sin duda del incesante amor que la Divina Pastora de las almas María Santísima Emperatriz de los Cielos y tierra tiene hacia las ovejas de su rebaño.

Escrito por Félix Lerma (@flermacarrion)

Bendita casualidad

26 de Septiembre de 2016. Colombia. Se firma un Acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC, con el que se finalizan casi 50 años de conflicto en el país. 50 años de guerrillas, donde han muerto muchas personas a causa de las armas y del tráfico de drogas.

Sevilla. Última semana de septiembre. Sevilla vive una cuenta atrás que comenzó el pasado 24 de septiembre. Sevilla contempla a la Virgen de la Paz a la espera de ser Coronada Canónicamente el próximo 1 de octubre, cuando la iglesia sevillana proclame a María como Reína de la Paz.

Ya sea por casualidad, por la divina providencia, o por cosas de la Virgen, como ustedes lo quieran llamar, Sevilla y Colombia están unidas por una sola palabra: PAZ.

 

Escrito por Antonio Membrillo (@amembri96).

20 de Enero Roto

En la localidad Sevillana de Lora del Río, donde gobierna la unión de tres partidos políticos (Partido Popular, Ciudadanos y Compromiso Con Lora) aprobó ayer en un pleno ordinario  el cambio de Fiesta Local del 20 de enero (Festividad del Patrón de Lora) al Viernes de Feria.

¿Que necesidad hay? En los últimos años el  20 de Enero ha ido cogiendo peso, solo hace falta mirar al de este año, la Policía Local realizo por la mañana un acto en la plaza de España acompañado por la Banda de Música Municipal de Lora del Río. Posteriormente una representación de la Policía Local escoltó al Patrón en su Salida Procesional. También quiero hablar de la Asoc. de Fieles de San Sebastián Mártir, la cual lleva 12 años sacando al Patrón por Lora del Río.

En 2017 todo será distinto, la gente trabajará y no podrá ver a San Sebastián por las calles de Lora, ademas, también notaran el cambio en la feria de Lora ya que la gente aprovecha esas fechas (finales de Mayo) para irse a la playa. Pero ahora poniendo un día de feria Fiesta Local la gente se ira antes a la playa y nos encontraremos una insólita estampa de la Feria de Lora del Río. Yo solo quiero hacer ver a la gente que esta leyendo esto que poco a poco se están cargando tradiciones antiguas por querer  “fomentar la actividad económica del sector empresarial vinculado a esta feria”.

Desde aquí quiero transmitir mi apoyo a esa Asoc. de San Sebastián presidida por D. Carmelo Nieto Romero y al pueblo de Lora. Y que aunque se haya quitado de Fiesta Local el 20 de Enero, El Patrón siga saliendo igualmente y colme de gracia a todas esas personas mayores que no pueden ir a visitarlo durante el año y que un día al año es él el que va a visitarlas a ellas.

Miguel Angel Vega (migu3vega)

13336010_1133702786669275_8868887674437498784_n

 

¿Un cambio de horario, a la vista?.

Es un secreto a voces. Y precisamente, no es algo nuevo; más bien el ofrecimiento de una nueva segunda oportunidad. Con estas palabras un servidor se refiere al cambio de horario que piden desde Santa Marina, donde actualmente, continúan viendo cómo un despropósito, poner a un cortejo en la calle a las 5 de la Madrugada.

Su Hermano Mayor, el de la Resurrección, Miguel Ángel Pérez, ha sido reelegido recientemente cómo máximo mandatario de la Corporación de San Luis, una Hermandad que ya desestimó en su momento (hace 3 años) y con la misma Junta de Gobierno al frente, cambiar de horario, aprobando por un gran margen de votos de diferencia la opción de quedarse tal y cómo estaban.
Miguel Ángel Pérez, defensor siempre de un cambio de horario, parece estar dispuesto a abrir cierto debate entre sus hermanos, en lo que piensa, podría estar el enclave de esta cuestión, salir mucho más tarde de su horario habitual y ver a su Cofradía pasar al mediodía por Carrera Oficial.
Desde el punto de vista personal, el Consejo General de Hermandades y Cofradías junto con el Arzobispado, deben hacerse eco de las múltiples peticiones que desde San Luis, señalan un futuro cambio de horario. Por el bien de los hermanos, de aquellas personas que realizan su Estación de Penitencia y del futuro de la Corporación, no pueden seguir viviéndose capítulos cómo los que un servidor pudo comprobar durante el trayecto de ida de la Corporación hace unos años, donde en ciertas ocasiones la Hermandad se veía implicada a pasar por tramos donde está realmente “desolada” de la Sevilla Cofrade, topándose únicamente con personas que vuelven a sus casas o que caminan por la calle, con un cierto nivel de peligrosidad debido a su ebriedad.
La situación actual no es para menos la deseada por quienes ansían ver a su Cofradía pasar a primeras horas de la tarde, por sitios estratégicos de su recorrido, los cuáles aseveran tendrían mucho mayor encanto tanto para los dos pasos cómo para una mayor vista a través de quienes han conocido siempre a la Hermandad de la Resurrección, los mismos que desecharon en 2013 la primera convocatoria para el cambio de horario, Cabildo que ya quedó para la historia.
Tras peticiones, palabras y deseos, nadie asegura de que estemos ante los últimos años de la Hermandad de la Resurrección saliendo a las primeras horas de su día, pero sí se augura un nuevo plantel, quién sabe si el definitivo. Pendientes estaremos de lo que suceda en San Luis, donde se decida lo que se decida, seguiremos oyendo “Amarguras” por la Ojival, para dar paso a una nueva espera de nuestra Semana Mayor…Aunque…¿Quién sabe en un futuro que horas marcarán el reloj del Sevillano, cuando las notas musicales estén trascurriendo por nuestros oídos?…
Por: Jesús Cantos. 

¿ABUSO DE QUÉ?

Hace unos días salió en una revista conocida por la mayoría de los cofrades, por no decir en su totalidad,  un artículo llamado “Abusos”, bueno más bien fueron dos, pues al poco salió otro con un título parecido pero de diferente autor. En resumen, ambos textos decían que se estaba viviendo un abuso de procesiones, calificando a muchas de innecesarias e invitando a la reflexión sobre la necesidad de salir a la calle porque el dispositivo policial del Excmo. Ayto no da abasto con tantas solicitudes pidiendo agentes del orden.

Lo siento, pero no puedo estar más en desacuerdo con ambos escritos. Bien es cierto que este año parece que ha habido una especie de boom de pasos, me corrijo, estos años atrás. Hará un par de meses que junto al director de esta web, D. Pedro Morón, entrevisté a D. Marcelino Manzano, Delegado Diocesano de HH y CC de la Ciudad de Sevilla. El mismo nos dijo que en 2015 hubo un total de casi 722 actos de culto externo en los que se incluía cualquier acto de cualquier Hermandad o Asociación.

Hasta aquí, todo correcto. 722 actos de culto externo, casi a dos por día, con todo lo que ello implica. Bien, pero es que ahora resulta que si estos últimos años buscábamos la excusa para poder salir, haciendo llegar el famoso Decreto del Arzobispado, en este tiempo parece como que buscamos la excusa para no salir. Voces se alzan y se llevan las manos a la cabeza por todo esto, llegando a contabilizar el público, a criticar a más no poder la procesión que están viendo o pidiendo que le den explicaciones de la salida.

¿A dónde estamos llegando? Es que hasta en un programa de televisión han leído un tweet en el que el autor del mismo decía que los Corpus de Triana y de la Magdalena son los únicos que deben salir, a excepción del de la Catedral, que el resto de Corpus son innecesarios y que no salgan. Personalmente, lo último que esperaba oír de un cofrade, entendiendo que es cofrade quien lo escribió. ¿Pide ud. que un Corpus como el de San Isidoro no salga? ¿Con qué derecho y con qué motivo? ¿San Gonzalo o Santa Genoveva no tienen derecho a dar culto externo al Santísimo siendo sacramentales? ¿Por qué? ¿La Soledad de San Lorenzo no va a poder realizar su Procesión de Impedidos tampoco? ¿Ni la Sacramental del Sagrario? ¿Por qué?  Dicen que no hay gente viéndolos, ¿pero ahora tenemos que contabilizar también el público para ver si se sale o no? “Oye, que no llueve, pero si no hay un 10% de público en la calle dentro de una hora, el Cabildo suspende la salida”.

Sinceramente, nos estamos volviendo tontos, perdonad la expresión, pero es que es así. Si decimos que las Hermandades deben salir según si hay público o no, por favor, vayámonos a mirar esto. ¿Por qué una Hermandad con su culto externo en sus REGLAS no va a poder realizarlo porque resulta que hay solo dos personas en la calle esperando la salida? ¿También tendrían que suspenderse muchos triduos, quinarios o incluso funciones a los que el público asistente no rellena ni los dos primeros bancos, no? El problema son la cantidad de procesiones de las que proceden de Asociaciones con el único fin de quitarse el mono del costal, un olivo y una banda que suene bien detrás para poder dar todos los izquierdos posibles.

Es que tenemos la manía de mirar con lupa todo lo relacionado con la Iglesia o con las Cofradías. Además, digo yo, no sólo las Hermandades piden policías, también hay muchos eventos en la ciudad que requieren de agentes. Eventos de fútbol, carreras populares (algunas hasta suspendidas por falta de participantes), manifestaciones en las que hay más policía que manifestantes, eventos sociales… ¿Qué pasa, que a estos no se les contabiliza nada?

Sigamos así, dentro de nada, contabilizaremos cuantos hermanos se hacen de manera mensual, si una Hermandad no recibe x solicitudes en un mes, le suspendemos la salida, porque hay muchas Hermandades.

Escrito por Luis Fernando Morales Reina, @LuisinhoSe

“Esto es mi cuerpo…”

Después de que hayamos celebrado Pentecostés, que en su mayoría lo entendemos  con el Rocío, el sevillano se prepara para otra festividad y, por cierto, muy sevillana. Hablo de la del Corpus Christi.

A pesar de estar trasladada esta festividad a un domingo, aquí la seguimos manteniendo el jueves (uno de los jueves que relucen más que el sol como reza el dicho). Jueves. Jueves de Corpus, en el que el romanticismo y siglos pasados se hacen presente, donde la espiga y el racimo de uva ocupan un papel central, custodias y cálices, ángeles, candeleros, altares…¡Qué bonita se pone Sevilla para el Corpus Christi!.

Pero, ¿damos la importancia a lo que realmente la tiene? La mayoría nos echaremos a la calle en las vísperas, veremos los altares ya montados o en los últimos retoques, iremos a los conciertos o a algún traslado que tenga lugar y el día iremos a ver los altares en todo su esplendor, contemplaremos la procesión o participaremos en ella y de nuevo los traslados que tengan lugar. Habrá pasado otro día de Corpus en Sevilla.

¿Y cuántos han visto el Corpus? Habrán visto todo lo que rodea a este día, pero, ¿y el Corpus? ¿Quién ha ido a verlo? No puede negarse cuantos se agolpan en los bares o aparecen a lo último atraídos por el tambor, sin incluir a quién por motivos de salud, de lejanía, de estudios o de trabajo no pueden, a ellos va el Corpus a verles. ¿Acaso es más importante un botellín fresquito que disfrutar del sentido de la fiesta que se celebra?. Tratan con indiferencia al mismo que llevan en una estampita en la cartera, cuando no hay ninguna distinción, es Él. Jesús Sacramentado, Cristo en la Eucaristía, en la Nueva Alianza de Dios con la Humanidad, ya lo dijo en la Última Cena “esto es mi cuerpo y ésta es mi sangre”.

Quien no ve al Corpus no ve a Jesús que se hace presente, por eso ni se santiguan ni se arrodillan, porque no lo ven. Cuando es el Santísimo Sacramento el elemento más importante de unión con Dios, en él se hace presente. Vemos a Jesús en la custodia que guarda su cuerpo y en el cáliz que contiene su sangre.

Como cristianos, nuestra celebración más importante es la Eucaristía y es esa misma Eucaristía a la que estamos tratando con indiferencia. Y son las Hermandades las que deben evitar esta indiferencia y más las que tienen el privilegio de tener al Santísimo como Titular, en ellas está la labor de fomentar el culto a Jesús Sacramentado o  de continuar la fomentación de este culto de aquellos hogares en los que se enseña a adorarlo.

Que en cada procesión del Corpus que veamos, sepamos que es Jesús al que estamos contemplando iluminado por cirios rojos como su sangre o cirios blancos como su cuerpo y arrodíllense si pueden hacerlo físicamente, no duden en hacerlo y no olviden que en cada Sagrario, también está presente el Señor.

“Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar”

Escrito por Luis Fernando Morales Reina, @LuisinhoSe

967353_1